Personajes Cervantinos (3ª Parte)

Share Button

DON GASPAR DE BARRIONUEVO :

Continua el Sr. Ligero, en su ponencia del I Congreso Internacional sobre Cervantes, demostrando documentalmente la estrecha relación de la mayoría de personajes de las obras de Cervantes, con personas reales que existieron en Alcázar de San Juan o tuvieron algún tipo de relación en el siglo XVII.

“Cervantes en El Parnaso cita, entre su loa a varios poetas, a Don Gaspar de Barrionuevo. En los archivos municipales de Alcázar, libro de protocolo de 1605, sin foliar, y en carta de poder se dice:

« Sepan cuantos esta carta vieren… decimos que por cuanto el capitán don Gaspar de Barrionuevo, vecino en la ciudad de Sevilla en la collación de San Diego el viejo, hizo y otorgó una fianza a favor de Pedro Ruiz, vecino de esta ciudad de Sevilla la collación de San Salvador en un pleito ejecutivo que yo el dicho Xpobal Falcón y Antonio Falcón, mi hermano, como cesionarios que somos de Alonso Ruiz de la Encina, vecino de la dicha ciudad de Sevilla, residente en la ciudad de Lima en el Perú, que habemos seguido contra el dicho Pedro Ruiz en virtud del poder y cesión quel dicho Alonso Ruiz nos dio como hijo y heredero universal de Simón de la Encina, su padre difunto, vecino de la dicha ciudad,… de aquel dicho pleito se siguió ante el doctor Liébana…»

(Un Liébana hizo el testamento de Cervantes y de Juan de Urbiña, secretario este último de Filiberto de Saboya, en los Prioratos de San Juan.)

Imagen de parte del documento del libro de protocolos

Imagen de parte del documento del libro de protocolos; cortesía del Patronato Municipal de Cultura de Alcázar de San Juan

 

 

Continuando con la carta de poder:

«…teniente asistente de la dicha ciudad y ante Alonso Galindo, escribano de su juzgado hasta sacar mandamiento.»”

Continua el Sr. Ligero exponiendo dentro de la ponencia:

“Por otra parte, la estancia de don Gaspar de Barrionuevo en la villa de Alcázar data cuando menos de 1560, como confirman varios documentos: Acta de bautismo de un hijo de Diego Falcón y de su mujer, María de Vargas, en la que fue padrino el citado don Gaspar, y más tarde éste en 1563 nuevamente aparece como acompañante en otro bautizo de un nuevo hijo de este mismo Falcón.”

Partida de bautismo donde uno de los acompañantes es Gaspar de Barrionuevo

Partida de bautismo de la Parroquia de Santa María donde uno de los acompañantes es Gaspar de Barrionuevo

 

Ha de observarse, como Diego Falcón pone a su hijo de nombre Gaspar, igual al del poeta Barrionuevo, con el que le uniría entre otras, relaciones de gran amistad.

 

GASPAR DE ÁVILA :

También citado en El Parnaso, Gaspar de Ávila nació en Alcázar el 12 de enero de 1569, hijo de Alonso de Ávila y de su mujer María de Ribadeneira, como atestigua el libro primero de bautismos, folio 206 vuelto. Fueron sus padrinos Francisco Díaz Pajares y su mujer Marina López , acompañantes Francisco de Úbeda y Pedro Hidalgo Saavedra.

María de Ribadeneira es descendiente directa de Catalina Vela, lo que confirma una vez más el entronque con la genealogía de Pedro Barba, y consecuentemente la del mismo hidalgo.

Importante también tener en cuenta que el padre de Gaspar de Ávila, era administrador de la Hacienda en el Puerto Real de las Perdigueras y la Cañada, situado a unos veinte kilómetros de Alcázar, para el cobro de los impuestos reales de los ganados trashumantes. La denominación del impuesto era Servicio y Montazgo; estando exento del pago de este tributo la villa de Alcázar por privilegio concedido desde el reinado de Sancho IV.

Interesa consignar que Las Perdigueras y el descanso de la Cañada, donde se encontraba el Puerto Real en función de los citados controles para el pago del Montazgo, se encuentra justamente en el camino entre Alcázar y Manzanares, que Cervantes cita como el camino de los Campos de Montiel; y era cierto, puesto que documentalmente esa geografía de los mencionados “Campos de Montiel” nacía casi desde las mismas paredes de Alcázar, caminando don Quijote por ellos hasta las ventas de Las Motillas a una distancia de 27 kilómetros de Alcázar.”

Nosotros nos permitimos recordar que el dueño por esas fechas por heredad de su padre Diego Hidalgo Saavedra de las Ventas de Las Motillas, era el acompañante en el bautizo de Gaspar de Ávila, Pedro Hidalgo Saavedra.

 

LOS HERMANOS SOSA :

“Son igualmente citados por Cervantes en El Trato de Argel; no cabe duda que se trata de los Sosa que aparecen citados en los documentos de Alcázar, Sebastián de Sosa y don Antonio de Sosa; el primero, prior de la iglesia de Santa María, visitador y vicario general de la iglesia en los prioratos de las Ordenes de San Juan; y don Antonio, el que dio las informaciones a favor de Cervantes en Argel, por conducto del trinitario redentor de cautivos, quien hizo el rescate del mismo Miguel.

Los hermanos Sosa estuvieron cautivos con el autor del Quijote. ¿Qué indujo a Cervantes a poner al doctor don Antonio de Sosa para informar de él? ¿Por qué entre más de veinte mil cautivos de todos los lugares de España tuvo que ser el elegido don Antonio de Sosa? ¿De qué le conocía? ¿Por qué a un personaje de procedencia manchega, y más concretamente vinculado a Alcázar?. Y no se diga que la personalidad de Cervantes, entonces gozaba de prestigio en las letras ni en otra actividad.

No es necesario buscar otra documentación sobre el rescate de los Sosa para conseguir esas relaciones; sobra con la documentación encontrada en los archivos de Alcázar para formar opinión. Sabemos, por el mismo Cervantes en El Trato de Argel, que se rescataron los hermanos Sosa con el compromiso verbal de remitir el importe de lo concertado con su patrón árabe.”

El Sr. Ligero aporta en su ponencia dos documentos que considera de singular importancia:

« En veinticinco días del mes de febrero de mil y seiscientos y nueve años, yo el licenciado Salazar (el tío de Juan de Salazar), prior de la parroquial de Santa Quiteria desta villa de Alcázar, desposé y velé a Francisco Díaz Guerrero, hijo de Juan Díaz Guerrero, y a Ana de Sosa, hija de Juan de Romanillos y de Magdalena Fernández de Sosa, natural de la villa de Brunete; fue su padrino Juan Díaz Guerrero y su mujer del Pozo; testigos Juan de León… firma el Licenciado Salazar Treviño. » (Libro 1º de bodas, folio 135 vuelto. Alcázar).

El Sr. Ligero opina que “algo importante se trasluce del documento, que el licenciado Salazar Treviño pasara de una parroquia a otra para celebrar los esponsales de la sobrina del vicario general de la iglesia en Alcázar y su partido, citado así en otro documento, a don Sebastián de Sosa . ¿Sería por la posible relación del cautiverio de los Sosa con Francisco de Salazar, el supuesto capitán cautivo?.”

En el inventario de los bienes del dote entregados por don Sebastián de Sosa a su sobrina Ana Fernández de Sosa, a poder del esposo…se lee lo siguiente:

«… En dineros de contado seis mil reales y dos mil reales que debe el doctor Sosa, catedrático de Alcalá por cédula…».

Esto ocurre veintiocho años después de que estuviera Cervantes cautivo con ellos, y el que ahora residiera el doctor Sosa en Alcalá se debía a su condición de doctor en Teología.

Las informaciones del doctor Sosa a favor de Cervantes dicen así:

«…Yo el Doctor Antonio de Sosa, cautivo al presente en Argel, doy fe y testimonio verdadero a todos los que leyeren o vieren esta cédula y relación, firmada de nombre, como yo he visto y leído estos artículos arriba escritos, que Miguel de Cervantes presentó al M. R. Sr. P. Fray Juan Gil, redentor de los cautivos por S. M.: y, pues, por mi causa de mi continuo y estrecho encerramiento en que mi patrón me tiene en cadenas no he podido dar mi testimonio y deposición sobre cada uno de ellos, diré aquí lo que en mi conciencia entiendo y sé de ellos desta manera:

Y cuanto al primer artículo, yo no soy deudo ni pariente de Miguel de Cervantes, y en cuanto a lo demás contenido en este artículo, es verdad que todo el tiempo que ha que estoy cautivo en este Argel, que son tres años y ocho meses, le conozco y he comunicado y tratado muy a menudo y familiarmente.».

El Sr. Ligero estima que cualquier cosa que dijera o agregara de afinidad de paisanaje, o relación y conocimiento con su familia, podía ser contrario a los intereses de Cervantes, pues se tendría en poco esta certificación.

Continuación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *