Personajes Cervantinos (1ª Parte)

Share Button

Presenta el Sr. Ángel Ligero en su obra en dos Tomos “La Mancha de Don Quijote”, documentos irrefutables, procedentes de los archivos municipales y parroquiales descubiertos y estudiados por él durante muchos años de investigación, donde aparecen personas de Alcázar o afincadas en ella correspondiente a un periodo que comprende de 1500 a 1620 y que aparecen como personajes en la inmortal obra de Cervantes, Don Quijote de la Mancha. Es posible que para refutar esto, se argumente que es pura coincidencia. Tal vez sea así, pero cuando no hablamos de uno o dos o tres personajes, sino de la mayoría, presentados y demostrados por el Sr. Ligero, lo que nos sorprende o quizás debemos decir que no nos sorprende, es que se niegue la evidencia con el silencio, dejando al descubierto la falta de argumentos que contradigan los descubrimientos del Sr. Ligero.

Ya en el año 1978, como ponente en el I Congreso Internacional sobre Cervantes celebrado en Madrid, organizado por el Patronato “Arcipreste de Hita”, presentó la ponencia “Autenticidad Histórica de Personajes Citados en el Quijote y Otras Obras de Miguel de Cervantes”.

Posteriormente, dos años después de la celebración del Congreso, se publicaron las actas del mismo en el libro “Cervantes su obra y su mundo”, por D. Manuel Criado de Val. Esta obra se puede consultar en la Biblioteca Nacional, no siendo posible encontrarla en las librerías, agotada y no reeditada, lástima sobre todo tras la pasada conmemoración del IV Centenario de la publicación del Quijote.

donquijote
PEDRO BARBA:

En el Tomo I, capítulo Don Quijote de la Mancha II Parte (Genealogía del Hidalgo), el Sr. Ligero expone:

“La confidencia del capítulo XLIX de la primera parte nos permite entrar en materia del escondido personaje de Don Quijote. Remontándose a la época del rey Juan II de Castilla recogiendo de su cronista Juan de Mena lo siguiente:”

«En este tiempo salieron de este reino dos caballeros, el uno llamado Gutierre Quexada, señor de Villagarcía, y el otro Pedro Barba; los cuales llevaban cierta empresa, … »

Cervantes pone en boca de Don Quijote en el capítulo XLIX de la primera parte:

«… y las aventuras y desafíos que también acabaron en Borgoña los valientes españoles Pedro Barba y Gutierre Quijada-de cuya alcurnia yo desciendo por línea recta de varón….»

Ambos personajes eran primos.

Entre los numerosos documentos descubiertos y analizados por el Sr. Ligero, existe uno por el que sintió, una de las mayores satisfacciones de su vida investigadora como el mismo se encarga de exponer en su obra, el “PLEITO DE VILLACENTENOS”, que comenzó en 1520 y que duró casi toda la década.

“Querella de Jerónimo de Ayllón, contra Juan Campos y contra el Concejo de Alcázar, por recogerles prendas a personas autorizadas para cazar en la Dehesa de Villacentenos por Jerónimo de Ayllón, en calidad de sus derechos de propiedad en posesión de la concesión de los privilegios concedidos por las Órdenes de San Juan a su abuelo materno Don Juan López Caballero, anterior al litigante pertenecieron los privilegios a Don Pedro Barba, hijo de Don Juan López Caballero y de Doña Inés de Cabrera, a la muerte de Don Pedro pasaron a su hermana Doña Catalina Vela y de quién era hijo el litigante.”

casahidalgo

 

JUAN PALOMEQUE:

En la ponencia del Sr. Ligero en el I Congreso Internacional sobre Cervantes, exponía un fragmento del capítulo XVIII de la primera parte referida al manteo que sufre Sancho, según él, abandonado por su amo… quejándose.

«Aunque tengo para mí que aquellos que se holgaron conmigo no eran fantasmas ni hombres encantados, como vuestra merced dice, sino hombres de carne y hueso como nosotros; y todos, según los oí nombrar cuando me volteaban, tenían sus nombres, que el uno se llamaba Pedro Martínez y el otro Tenorio Hernández, y el ventero oí que se llamaba Juan Palomeque el Zurdo.»

El Sr. Ligero expone que el apellido Palomeque se lo pone uno de los hijos de Garci-Pérez de Rivadeneira y de Catalina Vela, el Alonso Palomeque, y por estar las Ventas que tiene identificadas, en los términos de la dehesa de Villacentenos, citada con motivo de la genealogía de Pedro Barba, considera que el ventero Juan Palomeque descendiera por la misma rama.

Presenta un documento de la Parroquia de Santa María que a su criterio significa mucho.

“En siete días del mes de enero de 1566 años baptizó el padre Pedro Díaz un niño de Juan Pérez Palomeque y de su mujer María Martínez, fue su padrino de pila…” (Lib. 1º de bautizos, folio 144, Arch. Sta. María).

Un detalle sobre Juan Pérez Palomeque es que en otros documentos se le dice el “Zurdo”.

 

MARITORNES:

Personaje significativo de la obra, por tanto muy conocido y celebrado. El Sr. Ligero, en su Tomo II nos descubre que este personaje corresponde a Isabel de Párraga, presentando una serie de documentos que dejan poco lugar a las dudas.

“En veintiún día del mes de julio de mil y seiscientos y diecinueve años, yo Diego de ( ) desposé y belé a Pedro Martín del Moral y a Maritolme fue su padrino Gregorio Fernández y su mujer María de Torres ; testigo Juan Fernández.”. (Libro 1º de bodas, folio 184, Arch. de Sta. Maria).

“En la villa de Alcázar en tres días del mes de mayo de 1620 años, yo Antonio Rodríguez bapticé a Gracia hija de Pedro Martín y su mujer Maritolmes fue su compadre Gregorio Hernández y su mujer María de Torres.” (Libro 4º de bautismos, folio 38).

“En la villa de Alcázar en veintinueve días del mes de Junio de mil seiscientos y veinte y cuatro años yo Pedro de Nieva bauticé a Francisca hija de Pedro Martín del Moral y de su mujer Maritolmes fue su compadre Alonso López de Villaseñor y Francisca de Villaseñor su hermana. Firma Pedro de Nieva.” (Libro 4º de bautismos folio 113).

“En diez y ocho días del mes de Agosto de mil y seiscientos y veinte y cuatro años yo el fr. Pedro de Nieva teniente de Prior de la parroquia de Santa María desta villa de Alcázar bapticé a Clara hija de Pedro Martín del Moral y de Isabel de Párraga su mujer, fueron sus compadres Alonso López de Villaseñor y su hermana Francisca de Villaseñor. El fr. Pedro de Nieva.” (Libro 4º de bautismos, folio 114 vuelto).

Expone el Sr. Ligero, como por el último documento, puede afirmarse que la verdadera filiación de Maritolmes era Isabel de Párraga, y por fortuna puede presentar documentos de Hidalgos avecindados en Alcázar del mismo apellido.

“A doce días del mes de diciembre, año de mil quinientos cincuenta y dos, se baptizó a Esteban, hijo de Benito López y su mujer María de Mora, fueron padrinos de pila Diego Martín de Villaharta, y los acompañados, Diego López de Párraga y Gaspar de Párraga …..”.

 

PEDRO MARTÍNEZ Y TENORIO HERNÁNDEZ:

De estos personajes que nombra Sancho, entre los que le voltearon en la Venta, el Sr. Ligero estima que el primero puede ser el mismo esposo de Maritolmes, que tal vez rondaría mucho por la venta teniendo en cuenta que la que acabaría siendo su mujer en 1619, vivía o trabajaba allí, pues tanto significa Martín como Martínez, por otra parte debía ser viudo, existe un documento de boda de una hija en 1586 donde no figura la madre.

En cuanto a Tenorio considera un “Sambenito” colocado por el autor a tenor de alguna peculiaridad que tuviera él en su forma de vivir, considerando que se refiere a Gregorio Hernández padrino de boda de Pedro y Maritolmes y compadre en el bautizo de su hija Gracia. (En el bautizo figura Gregorio Hernández y en la boda Gregorio Fernández, pero en ambos su mujer es María de Torres).

 

PERO ALONSO:

«Mire vuestra merced, señor pecador de mí, que yo no soy Don Rodrigo de Narváez, ni el Marques de Mantua, sino Pedro Alonso, su vecino; ni vuestra merced es Valdovinos, ni Abindarraez, sino el honrado hidalgo del señor Quijana.» ( V 1ª Parte).

Nuevamente al fichero del lugar del Hidalgo, recogido por el Sr. Ligero en su Tomo I, presentando un fragmento del testamento:

“En el nombre de Dios Nuestro Señor: Sepan cuantos esta carta de testamento vieren, como yo Pedro Alonso, vecino residente desta villa de Alcázar….. A veintisiete de Octubre de mil e seiscientos catorce años….”.(Libro de Protocolos de 1614 (75)).

Valga esta muestra de momento, pero hay muchos mas que iremos presentando, donde se ve de manera inequívoca su residencia en Alcázar: Ricote el morisco, (capítulo LIV, 2º parte), Pedro de Alcalá, Juan de Úbeda y Diego de Valladolid, (mencionados por Sancho en el capítulo XXIX de la primera parte), etc.

El Sr. Ligero presenta y demuestra, fruto de su incansable labor investigadora la existencia real en Alcázar de personas que Cervantes incorpora y refleja en sus obras, no solo en el Quijote, como se podrá ver.

Con este cúmulo de evidencias, ya presentadas en 1978, en el mencionado I Congreso Internacional sobre Cervantes, en coloquios de radio y televisión, y en su obra en dos tomos “La Mancha de Don Quijote”. Comprendemos el silencio del estamento oficial, porque no debe tener argumentos que oponer para rebatir este trabajo de investigación.

Continuación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *